Red de madera, la comunicación entre los árboles

0
portada

La red de madera nos explica finalmente como funcionan las conversaciones entre los árboles, los secretos de los amigos verdes podrán ser revelados.

La red de madera es una teoría desarrollada por Peter Wohlleben, un ingeniero forestal y autor aleman. Wohlleben a dedicado su vida y estudio al cuidado de los árboles, cuida de una reserva natural de árboles donde él y su esposa viven.

Gracias a sus años de estudio y con la insistencia de su esposa Miriam, publicó su primer libro titulado: La vida oculta de los árboles: lo que sienten, cómo se comunican. Dicho libro vendió más de 800,000 copias en Alemania, y llegando a las listas de los más vendidos en otros países.

La vida de los árboles

Desde la teoría de Darwin acerca de la selección natural, se ha pensado que los árboles son seres independientes que luchan entre ellos por los nutrientes y el agua para sobrevivir. Ganadores protegiendo perdedores o dejándolos perecer.
Debido a la industria de madera, quienes ven los bosques como campos de batalla para la supervivencia del más apto.

Pero gracias a la evidencia científica, se ha refutado esa idea. Los árboles de la misma especia son comunales, a menudo forman alianzas con árboles de otras especies. Los árboles forestales han evolucionado para vivir en relaciones cooperativas, mantenidas por la comunicación y una inteligencia colectiva similar a una colonia de insectos.
A esto es a lo que se le llama la red de madera.

Para los árboles jóvenes en una parte del bosque profundamente sombreada, la red es literalmente una línea de vida. Al carecer de la luz solar para fotosintetizar, sobreviven porque los grandes árboles, incluidos sus padres, bombean azúcar a sus raíces a través de la red. A Wohlleben le gusta decir que esto es como “amamantar a sus crías”.

Para comunicarse a través de la red, los árboles envían señales químicas, hormonales y de pulso lento, que los científicos apenas comienzan a descifrar. Edward Farmer, de la Universidad de Lausana en Suiza, ha estado estudiando los pulsos eléctricos y ha identificado un sistema de señalización basado en voltaje que parece sorprendentemente similar a los sistemas nerviosos de los animales (pero esto no significa que tengan cerebros o neuronas reales).

Otras comunicaciones

Los árboles también se comunican a través del aire, usando feromonas y otras señales de olor. Por ejemplo, cuando una jirafa comienza a masticar hojas de acacia, el árbol se da cuenta de la lesión y emite una señal de socorro en forma de gas etileno. Al detectar este gas, las acacias vecinas comienzas a bombear taninos en sus hojas. En cantidades suficientemente grandes, estos compuestos pueden enfermar e incluso matar a grandes herbívoros.

“Cuando un ciervo muerde una rama, el árbol trae químicos defensivos para que las hojas sepan mal”, dice. 
“Cuando un humano rompe la rama con las manos, el árbol sabe la diferencia y aporta sustancias para curar la herida”.

Peter Wohlleben

Los árboles pueden detectar olores a través de sus hojas, lo que, para Wohlleben, califica como un sentido del olfato. También tienen sentido del gusto.

Los científicos apenas comienzan a aprender el lenguaje de los árboles, en opinión de Larocque. “No sabemos lo que dicen con feromonas la mayor parte del tiempo. No sabemos cómo se comunican dentro de sus propios cuerpos. No tienen sistemas nerviosos, pero aún pueden sentir lo que está sucediendo y experimentar algo análogo al dolor. Cuando se corta un árbol, envía señales eléctricas como tejido humano herido”.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí