La positividad tóxica, fingir que no duele y forzar ser positivo

0
principal

La positividad tóxica se encuentra en todas partes, incluso en los libros, pero aquí te diremos porque nos hace daño y como cambiarla por una forma mas acertada de sobrellevar el dolor.

A veces sentimos que nos ahogamos en una tormenta gigante, y en realidad seguimos ahí, nadando, soportando lo que ocurre, aún luchando. Pero nunca falta que llegue alguien con su positividad tóxica y que te diga “ya no estés triste” y cree que con eso todos tu problemas tendrán solución.

Estalla la batalla interior. La rebelion. “¡No quiero sentirme así!” podemos gemir. “Esto no debería estar pasando a mí!” Nosotros protestamos. “¿Por qué no puedo simplemente ser positivo?” le gritamos a nuestro dolor. Nos vamos a las razas en este punto, bajando en espiral en un desfile de autocompasión para evitar la emoción que hay debajo de todo: el miedo a que nuestra oscuridad nos trague por completo.

También te puede interesar: 4 Mayores miedos de la vida y como superarlos

Pero aún después de la tormenta, siempre vendrá la calma, no necesitamos de esa positividad porque debemos vivir nuestro duelo, dejar que la marea nos lleva; permitirnos llorar sin dejarnos en el hoyo tanto tiempo claro.

Solo, abrazar nuestro dolor y dejar que este pase conforme el tiempo, el tiempo es el mejor sanador de heridas. No los comentarios “positivos” que al final nos hacen sentir culpables de sentir tristeza.
No es tu culpa estar triste, tampoco tu culpa que cosas malas te sucedan, simplemente así lo quiso la vida y nos toca enfrentarlo; todos vivimos momentos difíciles, algunos más que otros pero no se trata de minimizar nuestro dolor, sino de entender que si alguien más pudo enfrentarlo tu también puedes.

La ansiedad es simplemente la percepción de que algo está “mal”. La rendición a la realidad, por dolorosa que sea, nos devuelve a nuestra integridad innata y al flujo de la vida.
Sentíamos que estábamos muriendo, pero nos damos cuenta de que todavía estamos aquí, que somos capaces de sobrevivir a cualquier cosa, excepto nuestras identidades falsas.

Esto es cuando nace el guerrero. El que entiende que rendirse a la realidad era la única forma de ganar . Que la batalla contra el ser interior es inútil. Que las claves de la libertad residen en el dolor y la incomodidad.

Lo negativo es el camino para descubrir nuestro verdadero ser. Es en esa lucha y entrega que encontramos nuestras reservas profundas de fuerza interior y la resistencia para vivir una vida de valentía y valentía. Para verdaderamente liberarnos. Para seguir nuestra dicha. Experimentar la alegría que se encuentra en un pozo de gratitud cuando nos damos cuenta de que podemos capear cualquier tormenta.

Es a través de abrazar la oscuridad que encontramos nuestro camino de regreso a la luz. Entonces, a la m*erda la positividad, y abraza tu dolor más profundo. Siempre ha estado allí, esperando debajo de todos los tópicos espirituales de la nueva era y la vergüenza de volver a casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.