NELSON MANDELA

0

PRAVIA 06

Por: Lise Robert.

La historia del siglo XX ha sido marcada por una gran variedad de personajes que dejaron su huella. Uno de los más ilustres es Nelson Mandela quien logró, en 1991, poner fin a casi cuarenta años de política de apartheid en su natal Sudáfrica.

Apartheid significa separación  en Afrikaans, variante sudafricana del holandés. Apareció oficialmente en Sudáfrica  y sirvió para designar la política de segregación racial aplicada de forma sistemática en este país. El objetivo del apartheid era separar las razas, estableciendo una jerarquía en la que la raza blanca dominaba a las otras. En 1959,  el apartheid alcanzó su plenitud cuando la población negra quedó relegada a pequeños territorios marginales, privada de la ciudadanía sudafricana.

Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, en la región  del Transkei. Fue uno de los 13 hijos que tuvo su padre con sus cuatro esposas. Estudió en una escuela metodista  y después se trasladó a Johannesburgo, donde completó sus estudios de bachillerato por correspondencia en la Universidad de Sudáfrica. Luego estudió en la Universidad de Witwatersrand, donde se graduó, en 1942, como abogado.

En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Mandela fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, que llegaría a constituir el grupo dominante del ANC; su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid. Bajo la inspiración de Gandhi el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos: la Liga de la Juventud  organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

En 1952, Mandela, fundó el primer despacho de abogados dirigido por negros en Sudáfrica.  Pasó a presidir el ANC del Transvaal, al tiempo que dirigía a los voluntarios que desafiaban al régimen; se había convertido en el líder del movimiento. La represión produjo 8,000 detenciones, incluyendo la de Mandela. Aunque su condena de nueve meses quedó en suspenso, se le prohibió acudir a mítines o abandonar el distrito de Johannesburgo. Esta prohibición se renovaría repetidamente durante los siguientes nueve años. A pesar de esto, continuó trabajando con los líderes del ANC. En diciembre de 1956 fue juzgado por traición junto con otras 156 personas. El juicio se prolongó hasta 1961 y concluyó con la absolución de todos los cargos. Tras la matanza de Sharperville, en la que 69 ciudadanos negros murieron asesinados por las fuerzas de seguridad surafricanas durante una manifestación en contra del apartheid, el ANC fue prohibido. En marzo de 1961,  Mandela pasó a la clandestinidad y  recorrió en secreto el país para organizar una huelga de tres días. En junio de 1961, los dirigentes del ANC decidieron iniciar la lucha armada y crearon el brazo armado del ANC, la “Lanza de la Nación”, con Mandela como máximo dirigente. Su estrategia se centró en atacar instalaciones de importancia económica o de valor simbólico, sin atentar contra vidas humanas. En enero de 1962, abandonó Sudáfrica , viajó a Argelia, donde recibió entrenamiento para la lucha guerrillera, y por último a Londres en donde se reunió con los líderes de la oposición en el exilio. Regresó a su país en julio y fue detenido el 5 de agosto acusado de rebelión y abandono ilegal del país, por lo que fue condenado a cinco años de prisión.

Un juicio posterior contra los dirigentes de la Lanza de la Nación en donde Mandela asumió su propia defensa y la de sus coacusados, y en el que aseguró estar dispuesto a morir por su ideal, lo condenó a cadena perpetua en 1964. Fue el prisionero más famoso del mundo durante 27 años, bajo penosas condiciones, como realizar trabajos forzados en las minas de cal de la isla Robben. No le permitían usar gafas oscuras y los reflejos del sol sobre la cal dañaron sus ojos para siempre. Estando en la cárcel murió su madre y uno de sus hijos, pero se le negó el permiso para asistir a sus funerales. Pese a las constantes presiones internacionales, el gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Nelson Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros sudafricanos.

En 1984 el gobierno intentó acabar con tan incómodo mito, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en uno de los enclaves a los que el régimen había concedido una ficción de independencia pero Mandela rechazó esta oferta sobre la premisa de que el presidente no estaba dispuesto a modificar su posición sobre el régimen del apartheid.

El gobierno del presidente De Klerk liberó a Mandela en febrero de 1990, después de legalizar el ANC. Mandela asumió el liderazgo del ANC y dirigió las difíciles negociaciones con el gobierno entre  1990 y 1994, cuando en muchas ocasiones parecía que estas se iban a romper y que estallaría la violencia. En 1991, el régimen sudafricano abolió la última de las leyes que constituían la base legal del apartheid. Mandela y De Klerk compartieron en 1993 el Premio Nobel de la Pazpor sus esfuerzos para establecer la democracia y la armonía racial en Sudáfrica. En mayo de 1994, tras las primeras elecciones generales en las que todos los grupos raciales tuvieron derecho al voto, Mandela se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Mandela se convirtió en un líder indiscutible de las relaciones internacionales africanas, mediando en varios conflictos. El 20 de junio de 1999, Mandela entregó el poder a su sucesor Thabo Mbeki, y se retiró de la política, al menos formalmente. Recibió más de un centenar de títulos universitarios honoríficos y galardones de todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí