SU MAJESTAD: Valery Gergiev

0

Por: Redacción Pravia.

¿Cómo debería uno reaccionar cuando la música de este compositor es dirigida por un conductor que ha creado su propio pacto con la autoridad y que ha legitimado las políticas del miedo?

Se trata de un gigante de manos inmensas, mirado profunda y barba apenas creciendo sobre sus mejillas. Un director que se ha convertido en una vedette internacional, famoso por haber dirigido toda una tanda de Mahler por más de nueve horas seguidas, por hacer giras de cientos de conciertos anuales por todo el mundo y dirigir las mejores orquestas del planeta, por ser la cabeza del imponente teatro Mariinsky de San Petersburgo, por haber descubierto la increíble voz de Anna Netrebko y, quizá la más controversial de todas las razones, por ser un alfil de Vladimir Putin.

gergiev1

Egresado del conservatorio de Lenningrado, Valery Gergiev habla con los ojos, mueve las manos impetuosamente, al punto de que parece que fuera a volar, pero también con tal suavidad que todo se hace silencio. O explosión, como cuando dirige el Pájaro de Fuego de Stravinski. Oírlo en ensayo es oír sus susurros. Para él, el ensayo lo es todo, sabe lo que es y lo que hace. Nadie puede empezar sin él.

gergiev2

Se dedica a lo que dice que es lo más importante para él: vivir el momento del concierto como algo único, como un ejercicio de creación, nunca de rutina.

Con 62 años de edad, Gergiev es también director principal de la Orquesta Filarmónica de Múnich y de la Sinfónica de Londres. Colabora con la Filarmónica de Viena, la Filarmónica de Nueva York, la Orquesta de Teatro Alla Scala y la Filarmónica de Róterdam.

Orquesta Mundial de la Paz

La Orquesta Mariinsky es uno de los ensambles músicales más antiguos de Rusia. Entre sus antiguos directores destacan músicos como el mismo Tchaikovsky, Rachmaninoff, y Schoenberg, entre otros. Con Gergiev al frente, la Orquesta ha ejecutado piezas de Prokofiev, Shostakovich, Mahler, Beethoven y Mozart en los principales teatros de óperas y salas de conciertos en todo el mundo.

En 1997 fue director de la Orquesta Mundial por la Paz y en 2003 recibió el título honorario de Artista del mundo por parte de la UNESCO. En 2012 fue galardonado con el título de Doctor Honorario por la Universidad del Estado de Moscú y Presidente Honorario del Festival Internacional de Edimburgo. Además, es miembro del Consejo para la Cultura y las Artes del Presidente de la Federación Rusa.

Alex Ross, crítico y autor musical estadounidense, ha escrito varios perfiles de él y lo ha bautizado como “Imperious”, valiente palabra que denota tanto esa idea de lo imperial como de lo impetuoso. Gérgiev encarna de manera precisa la relación del arte con el poder, algo que no es nuevo, claro está, pero que impide que se idealicen las artes como algo aséptico y fuera de la realidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí