SPICE: MARIHUANA SINTÉTICA

0

PRAVIA 16 (marzo – abril 2015)

Por: Romina Pons

Hace casi dos años vi un documental de Vice sobre el krokodil. Narraba la desgarradora historia de jóvenes rusos que vivían en zonas desoladas y la forma en que esta droga los destruía. Recuerdo comentarle al consejo editorial de esta revista mi interés de escribir sobre el tema. Sin embargo después de varios intentos fallidos de encontrar más información sin éxito, me di por vencida pensando que tal vez era una broma. Cuando la información sobre esta droga empezó a tener peso en diversos medios, noté con coraje cómo debí prestarle atención a ese tema desde un principio. De nuevo, me topé con una droga nueva, rara, que se consume en Rusia. Esta vez no me quedé con la espinita y decidí investigar de qué se trata el spice, y qué tan peligrosa es.

El spice, también conocido como mix, empezó a ser distribuido en Rusia bajo la falsa atribución de ser marihuana sintética. Mi primer pregunta es, ¿en serio es viable hacer marihuana sintética? es de las drogas más baratas. Posiblemente es cuestión de geografía, en México la mota se da prácticamente sola, pero posiblemente en Rusia la realidad sea es distinta.

¿Cómo que marihuana sintética? Pues es un líquido que rocían en cualquier tipo de hierba: manzanilla, té verde, en fin, lo que se les ocurra. Aunque la forma más común de consumo es fumada, también puede ser inhalada y hasta inyectada. El grave problema es que no es mota sintética. Algunos de los síntomas iniciales son parecidos a la marihuana pero con fuertes efectos secundarios como epilepsia, brotes psicóticos, ansiedad o alucinaciones. Además sus efectos son impredecibles: una vez puede hacerte reír, a la otra generarte paranoia, y a la siguiente un malviaje. El parecido a la marihuana es nulo, sólo fue una estrategia de marketing de los dealers para posicionar esta nueva droga en el mercado.

Según reportes de autoridades rusas, sólo en octubre del año pasado esta epidemia mató a 25 personas y dejó a 700 en el hospital. Es difícil que pase un día sin una nueva víctima.

Parte del problema es que es muy accesible. Incluso se puede comprar por internet y es  barata. “No me gustó el estado en que me puso” le dijo un moscovita al diario árabe Al Jazeera. “Es impredecible, como una ruleta: un día estás feliz y a la próxima quieres aventarte por la ventana o esconderte bajo la cama”.

El problema empieza con la legislación. Las autoridades afirman que cada vez que una de estas mezclas químicas se analiza y prohíbe, los implicados cambian la mezcla y ésta puede ser distribuida legalmente. Es un sistema que simplemente no funciona, porque los químicos cambian la fórmula sin problema en un par de horas, mientras que el proceso burocrático para prohibir dicha fórmula puede tardar hasta 5 meses. El Parlamento está considerando una ley que logre vetar cualquier mezcla sintética para fumar pero hasta el momento no existe.

El problema es el engaño, que hagan creer a consumidores que es un sustituto de algo que no es. Y lo más grave son las consecuencias, y el pensar que se puede estar experimentando y cambiando fórmulas con humanos por el simple capricho de hacer dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí