LUIS BARRAGÁN

0

PRAVIA 09

Por: Redacción Pravia.

No se puede entender la Modernidad Mexicana en el campo de la arquitectura sin hablar de Luis Ramiro Barragán Morfín, quien además es el único mexicano en obtener el codiciado premio Pritzker. Si has ido al DF entonces conoces una de sus obras más famosas –aunque para nada la mejor- las Torres de Satélite.

Nació en 1902 en Guadalajara, donde irónicamente estudió en la Escuela Libre de Ingenieros de Guadalajara, por lo que nunca ostentó el título de arquitecto. Sin embargo fue en esos años cuando conoció a Rafael Urzúa y Pedro Castellanos, quienes además de formar una gran amistad, influenciaron en sus proyectos.

Viajó a Europa a los 23 años y entró en contacto tanto con las culturas mediterráneas como las musulmanas, que influyeron tanto en su arquitectura como en el urbanismo, jardinería y uso del agua en sus obras. Además tuvo la oportunidad de conocer a Le Corbusier y sus obras.

Regresó a Guadalajara y remodeló casas que convergían entre la arquitectura tradicional local y la mediterránea. El abogado Emilio Robles León le pidió que remodelara su casa y su casa de descanso en Chapala, y al ver el resultado le pidió ayuda también con casas de alquiler.

Viajó mucho, en Nueva York conoció a Frederick Kiesler y realizó su primera publicación en el extranjero. También regresó a Europa, fue varias veces a Estados Unidos y conoció Marruecos. En 1937 se mudó al DF.

Como no quería depender económicamente de sus clientes se convirtió en promotor inmobiliario y realizó su obra maestra: El Pedregal. Para quienes no han ido a la zona de El Pedregal en el DF, es una colonia residencial hecha en su mayoría de piedra volcánica. En esta colonia Barragán no se limitó a diseñar casas sino también calles, estanques, senderos y fuentes; buscando siempre proteger las formaciones naturales.

La historia va así: Diego Rivera realizó un documento llamado “Requisitos para la organización de El Pedregal” el cual buscaba que las casas estuvieran rodeadas de jardines y funcionaran como un santuario contra el ruido de la modernidad. Con esta idea Carlos Contreras creó un proyecto para Barragán en el cual debían respetar el fluido de la lava (la cual aventó el volcán Xitle hace miles de años) para hacer las calles y debía asesorarse con el vulcanólogo y pintor Gerardo Murillo, (mejor conocido como Dr. Atl). Le dieron identidad a la zona llamando a las calles con nombres como Lava, Rocas, Fuego, Xitle, Cráter, Agua, Farallón, Nubes, etc. Buscando un paisaje enigmático y en armonía con el medio ambiente.

barragan2

Sin embargo eligió otra zona para llevar a cabo su casa: Tacubaya. La casa cuenta con 1,162 metros cuadrados entre construcción y áreas verdes, y refleja perfectamente bien su estilo. Fue construida en 1948 y es una de las 31 zonas calificadas como patrimonio mundial en México según la UNESCO. Hoy en día la casa funciona como museo pero sólo se pueden hacer recorridos guiados a grupos mediante previa cita.

También es autor de la Casa Gilardi, el convento de las Capuchinas Sacramentarias de Tlalpan, y creador junto con Mathias Goeritz de las Torres de Satélite. Si bien no tiene demasiadas edificaciones (y muchas de las obras que realizó en Guadalajara han sido destruidas) lo poco que tiene bastó para generar una gran influencia en jóvenes arquitectos del mundo entero.

Además de arquitecto, era muy social, haciendo amistades con Salvador Novo, Dr. Atl, Edmundo O’Gorman, Diego Rivera, Frida Kahlo, Dolores del Río, José Clemente Orozco, Miguel Covarrubias, María Félix, Miguel Alemán Valdés, Josef Albers, John Huston y Andy Warhol.

Su reconocimiento internacional llegó en 1976 cuando el Museo de Arte Moderno de Nueva York lanzó la exposición The Architecture of Luis Barragan. Esta exposición llegó a México en el museo Tamayo y el gobierno del país le otorgó el Premio Nacional de Artes. Fue en 1980 cuando se le concedió el Premio Pritzker. Murió en 1988.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí