INFIERNO MUSICAL

0

Por: Miguel Gómez del Campo

Las pequeñas figuras hormigueantes, el horror vacui, la composición en tapiz, con los planos que suben de abajo arriba y oscila levemente, el mismo llegar a la cima de paleta de amarillos tan diversos como los de las obras tardías, tiene su raíces en el Tríptico del Heno (n.21), que constituye la etapa central de la primera madurez, así como las Delicias son su cima y sello, en clave aún medieval pero ya moderna. El tono de concepción paisajística amplia y unitaria con una creación, un jardín y el infierno.

Hablamos de “El jardín de las Delicias” de Hieronymus Bosch (El Bosco). Se trata de un tríptico pintado al óleo sobre tabla de 220 x 389 cm, compuesto de una tabla central de 220 x 195 cm y dos laterales de 220 x 97 cada una. Es una obra de contenido simbólico, sobre el que se han ofrecido variadas interpretaciones.

El carro de heno” o “La Mesa de los pecados capitales

infmusical (2)

Es un tríptico lleno de símbolos religiosos, imágenes eróticas y alegorías acerca de la vida, la muerte y el infierno.  A pesar de que ya cuenta con más de quinientos años de historia, cada nueva investigación arroja extraños descubrimientos que no hacen más que aumentar el halo de fascinación y misterio.

Es una obra seductora, perturbadora y enigmática que ha tratado de interpretarse desde que fue creada.

En el lateral derecho, que representa el infierno, se descubrió El último en sumarse a esa lista, y que desvela el blog musical «Elepé», es la existencia de una partitura musical escondida en el cuadro y que no había sido estudiada hasta ahora. La partitura, escrita en notación mensural, fue descubierta por dos estudiantes estadounidenses en la sección dedicada al infierno y se encuentra dividida entre un libro y las nalgas de la figura de un hombre que está tumbado en el suelo.

infmusical (1)

Los autores del hallazgo transcribieron la partitura a un pentagrama moderno y la introdujeron en un secuenciador que generó una melodía de piano. Así, esta breve y sencilla pieza musical renacentista ha podido ser escuchada cinco siglos después de haber sido ocultada en el genial tríptico de El Bosco. Y la verdad es que no suena nada mal.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí