Edward G. Robinson: El actor de Hollywood y primer coleccionista de Frida Kahlo

0
Robinson destacada

Edward G. Robinson era un criminal endurecido, el gángster que inspiró a muchos cineastas. Fuera de pantalla, era un amante sensible de las artes con una colección de museo.

La colección de Robinson comenzó unos años antes de interpretar a Little Caesar, con una pintura de una vaca. El retrato bovino de un artista anónimo costó dos dólares en una subasta, y el actor lo instaló con orgullo junto con sus reproducciones de obras de Rembrandt y Henri Matisse.

Su colección se componía por obras de Impresionismo y Posimpresionismo, algunas esculturas africanas y de lienzos de artistas contemporáneos emergentes (como el pintor israelí Reuven Rubin y  Frida Kahlo)

Edward G. Robinson afirmaba que Hollywood tuvo que ver en su profundo amor por empezar a coleccionar pinturas.

“Si no me hubiera convertido en un gángster de la película, es muy probable que ninguna de mis pinturas hubiera tenido la oportunidad de coleccionarme”

Después del éxito de taquilla de Little Caesar, Edward G. Robinson disfrutó de una carrera como actor que abarcó más de 40 años. Comenzó a trabajar principalmente en el escenario, dio el salto a la pantalla grande donde tuvo un cameo en 1967 en Batman.

Este ingreso de la Edad de Oro de Hollywood le permitió a Robinson comprar obras de artistas que había admirado durante mucho tiempo, uno de ellos Vincent Van Gogh.

Compró por instinto e impulso, guiado por lo que amaba.

A veces compraba cuadros para marcar ocasiones especiales; después del nacimiento de su único hijo, Manny, Robinson celebró comprando una obra de Degas con dos bailarines y una obra de Pissarro. También compraba pinturas como recuerdos de viajes al extranjero.

Uno de esos viajes tuvo lugar en la Ciudad de México, donde visitaron al muralista Diego Rivera; Robinson seleccionó algunas piezas que quería comprar, el artista guió al actor al espacio de trabajo de su esposa, Frida Kahlo, que todavía era desconocida en los Estados Unidos en ese momento. “Robinson me compró cuatro pinturas por doscientos dólares cada una”, recordó Kahlo. “ Para mí fue una sorpresa tal que me maravillé y dije: “De esta manera voy a ser libre“. Las compras de Robinson fueron las primeras ventas importantes de Kahlo, la primera a un estadounidense.

También te puede interesar: ¡OH! FRIDA

Robinson arregló cuidadosamente sus tesoros en una galería especialmente diseñada para que otras personas pudieran tener la oportunidad de disfrutar de las obras. Dos veces a la semana, cualquiera podía visitar la colección de Edward G. Robinson.

Una de las grandes tragedias de la vida de Robinson fue verse obligado a vender su colección completa en la década de 1950 para resolver su divorcio de Gladys, pero con el tiempo, con su segunda esposa Jane, volvió a comprar 14 obras de su colección original y comenzó de nuevo.

“No soy coleccionista. Solo soy un espectador inocente que ha sido tomado por una colección, solo soy un amante de las pinturas. Hago lo que hago por pura alegría”.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí