MANUEL LOZANO

0

PRAVIA 17 (mayo – junio 2015)

Entrevista por: Miriam Pérez Manrique

Conocí a Manuel Lozano en el taller de Ricardo Motilla, tenía poco tiempo de haber regresado de Florencia. En ese entonces, me invitó a participar en una escultura de cuerpo completo. Trabajamos semanas enteras, y yo no sabía qué resultado vendría pero Manuel tenía definido qué quería lograr. Tiempo después, esa escultura evolucionó en diferentes piezas de cuerpo entero, otra en una enorme cabeza con un gran cabello muy al estilo clásico, algunas piezas se modificaron por completo, terminando unas en resina y otras en bronce.

A más de 10 años de conocernos y haber trabajado juntos me vuelvo a encontrar con él. Un artista concentrado en su profesión, que ha evolucionado y experimentado las diferentes técnicas del arte desde la pintura, el dibujo, las instalaciones y la escultura, que es la que más le llena. Le atrae su tridimensionalidad, los juegos de la luz al verla por diferentes ángulos, la imponencia de sus dimensiones, el usar los cuatro elementos para crear, el barro que parte de la tierra, el agua para humectar la pieza, el aire para que seque y el fuego para fundirla.

Originario de León, actualmente vive en San Miguel de Allende donde tiene su taller y expone su obra. Ha sido ganador del cuarto lugar de la Bienal Internacional de arte Contemporáneo de Florencia, Italia en el 2003.

A los 16 años estudió dibujo con el maestro Alejandro Ornelas, Luego diseño gráfico en la UIA León teniendo a maestros como Concha Pombo, Irma Dugelby y Enrique Morfín. Posteriormente entra a The Florence Academy of Arts, ahí tiene contacto con la pintora Simona Dolci y el escultor Robert Bodem. Pero es con Mario Pachioli con quien tiene una relación más cercana, siendo uno de sus aprendices. Cuando regresa de Italia se da cuenta que no estaba hecho para el diseño y decide dedicarse al arte, conoce a Ricardo Motilla y entra a trabajar en su taller. Ahí aprende la parte ruda y práctica de la escultura y los procesos de fundición. Comienza sus primeros trabajos aún muy estilizados por la academia, pero siempre en esa búsqueda constante de su estilo personal.

Tiempo después vive en el DF y continúa su aprendizaje en la Academia de San Carlos con el escultor catalán Francisco Tous, y en Casa Lamm con Lili Hazner.

“Cada maestro en su momento ha sido importante, se ha formado como una cadena, no los he dejado atrás, son como diferentes capas, soy todas esas capas hasta ahorita, a cada uno lo he admirado y he aprendido lo que he podido y lo que me han enseñado”.

¿Cómo definirías tu estilo artístico?

De algún modo sigo experimentando y buscando lo que me termine llenando o lo que me va causando un reto técnico o conceptual. Todo el tiempo estoy tratando de evolucionar en ese sentido pero si noto cada vez un estilo más propio de hacer las cosas. Al principio por el tipo de formación que tuve seguía mucho los lineamientos y las reglas que me habían enseñado, a pesar de que sabía que yo quería, no romper, pero si aplicarlas a un estilo propio. Me costó trabajo porque las traía muy arraigadas, pero no las traía totalmente aprendidas o desarrolladas como para ya alejarme de eso.  Hasta cierto punto todavía estoy en ese proceso porque no he dejado de ser académico, sigo dibujando, teniendo procesos muy académicos pero ya no pienso tanto en seguir las reglas, ahora siento que evolucioné y que eso ya viene natural.

ManuelLozano2

¿Para ti qué es el Arte?

El arte es una metáfora, una analogía de la vida, tiene que ser fluido. Está lleno de felicidad y también momentos duros. Durante el proceso pasas por esa etapa que se podría resumir en una vida, cada pieza de algún modo mantiene o guarda la esencia del artista. Estuviste tan clavado que había momentos que no encontraba qué hacer. Luego momentos en que estaba muy fluido y luego regresaba y le hacía otra cosa y no era lo que quería. De algún modo, es irte adaptando a las circunstancias.

¿Qué buscas transmitir con tu obra?

Representar metáforas o analogías de la vida. Hay que fluir y dejar ir. En mi parte conceptual sigo en esa búsqueda de encontrar el modo adecuado de comunicar ese sentimiento de tratar de vivir de un modo equilibrado emocionalmente, en cuanto lo que siento y pienso. De repente hago mis ideas políticas, pero mi obra no va en esa onda como una foto del periódico, sino que lo convierto una metáfora que se pueda volver atemporal.

¿Cuál es tu perspectiva de la escena actual del arte en México y León?

Con la globalización comenzó a haber un interés generalizado en el país y en el mundo. Todos nos terminamos conectando con las redes sociales y demás, uno se termina influenciando con lo que está pasando en el mundo, ahora estamos enterados de lo que pasa en todos lados.  Creo que sí hubo un despertar en muchos aspectos, no solo en el artístico sino también a nivel conciencia, de comenzar a preguntarnos qué estábamos haciendo mal y qué estábamos haciendo bien. Entonces, es ahí donde empieza a surgir ese tipo de cosas, las cosas más del alma y de la mente y empieza a surgir el arte como un interés colectivo. En la parte específica de México, si empezó a haber un interés mucho más grande que en otros tiempos, aunque también existe esa vertiente donde el arte empieza a ser un negocio más que arte en sí. Es obvio que el artista también tiene que vivir de algo, por lo que es necesario este tipo de mercado. Me refiero muy específicamente a eventos como Zona MACO, que empezó como una buena iniciativa pero se empezó a transformar en una moda, en un evento social al cual todos tenían que ir y el arte empezó a pasar al segundo plano. En León, todavía está más natural esa onda.

¿Por qué decides salir de León?

Porque quería conocer más cosas, me gusta viajar. Cada que vas a lugares diferentes del que naciste y creciste, te topas con cosas distintas, aprendes y te vas influenciando. Cada viaje que he hecho he aprendido algo o he absorbido algo de los lugares a los que he podido ir. El DF es una ciudad super rica, es una gran escuela en todos los aspectos y en un momento tenía que vivir ahí y vivir esa experiencia.

¿Qué nuevos proyectos hay en puerta?

Trabajo mucho por encargo a particulares, a final de cuentas tengo que vivir de algo, pero lo que me gusta de mis trabajos es que me dan total libertad para poderme expresar, no me están imponiendo hacer cosas o temas en específico, si no que hago mi propuesta y cada vez que tengo oportunidad de colocar algo en algún espacio pues la tomo. De repente trabajo con interioristas, arquitectos y para proyectos específicos. Ahorita tengo varias piezas expuestas en una galería en San Miguel de Allende y ya estoy preparando otra exposición, que en unos tres meses voy hacer en el DF.

ManuelLozano3

 

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí