Aladdín: la fallida apuesta feminista de Disney

0
aladdín destacada

Disney sigue debiéndole mucho a su audiencia; el punto no es retomar el contenido de las luchas sociales que están en tendencia, sino reconfigurar el paradigma de sus propios contendidos.

La princesa Jasmine (Naomi Scott) transita desorientada por las calles de Agrabah, cuando se le presenta un inconveniente, del que la salvará Aladdín (Mena Massoud). Juntos correrán por las breves calles de la ciudad. Huirán de los malhechores, hasta llegar a la casa de Aladdín, desde donde se observa una maravillosa vista. Después, ambos van hasta el reino para despedirse.

Éste es el preámbulo al nuevo remake de la ya conocida historia de “Las mil y una noches”, Aladdín (2019). El nuevo live action estuvo a cargo de Guy Ritchie, pero con varias deficiencias en la realización, lo primero que salta a la vista es el set en el que se sitúa Agrabah, pues se distingue por ser brevísimo en sus bordes; tanto así, que es posible recorrerlo fácilmente.

Agrabah
Agrabah

En este sentido, agregaría la imposibilidad de las producciones de Disney para generar ambientes realistas. Agrabah es maravillosa (un espacio de ensueño), incluso, la desvencijada casa de Aladdín es linda; sin embargo, por el giro dramático (empoderamiento de Jasmine) que ha decidido tomar el guión, pudieron haber reforzado la trama con espacios medianamente empáticos con la realidad de sus espectadores. Aunque bien sé que la astucia de Disney consiste en mostrarnos mundos extraordinarios. 

Debo confesar que no soy una fiel seguidora de las producciones de Disney, por lo tanto, poco podré abonar a la discusión sobre la calidad de este remake; no obstante, lo que sí me es posible señalar es que de la última secuencia de live actions que ha sacado la empresa estadounidense, éste es el más fiel a las figuras animadas. Es decir, estéticamente es agradable con la vista.

También te puede interesar: Marvel Studios, la mina de gemas para Disney

En cuanto a los personajes, considero que la veloz dinámica de la trama no permitió que éstos se desarrollaran a la perfección; de tal forma que, el personaje con más profundidad es justamente el del villano Jafar (Marwan Kenzari). Por su parte, Naomi Scott hizo una interpretación astuta del nuevo guión; mientras, Mena Massoud se quedó relegado, a pesar de ser el personaje central. En tanto que, Will Smith brilló pero por sus ya legendarios papeles y no con la personalidad que proponía ser el Genio. 

Jafar Aladdín
Jafar (Marwan Kenzari)
Will Smith Aladdín
Genio (Will Smith)

Ahora bien, el protagonismo de Jasmine sobre la figura de Aladdín puede tener su justificación en la nueva apuesta dramática que propone el remake, el cual consiste en el empoderamiento femenino. Pues en esta ocasión, Jasmine busca gobernar de forma justa el reino de Agrabah; por lo tanto, que su personaje sobresalga es más bien una astucia dentro de toda la trama. 

Jasmine

Fuera del canon de producción de Disney, Aladdín (2019) es una película que se distingue por la sencillez en la narración y los efectos especiales; por lo tanto, hubo equilibrio entre ambos aspectos. Situación que permitió la satisfacción de los espectadores; aunque esto, quizá, se deba a la generosa dirección de arte. La exageración de los espectáculos musicales dentro del film pudo jugar en contra, pero fueron uno de los aspectos más plausibles dentro de la trama. 

Por otra parte, habría que decir que las nuevas apuestas dramáticas de Disney siguen debiéndole mucho a su audiencia, pues el punto no es retomar de manera superficial el contenido de las luchas sociales  ̶ el feminismo, en este caso ̶ que están en tendencia, sino reconfigurar el paradigma de sus propios contendidos. 

Es más, me atrevería a expresar que el inicio espasmódico que da la película no es más que una repetición de su guión histórico: el hombre que salva a la mujer de ser maltratada. Esto, intenta cambiarse a lo largo de la historia, pero de formas que tienden al mero juego mercadológico. En este sentido, cuando Jasmine canta para impedir que se lleven a su padre parece más un discurso sin sabor que una canción que se amolde al estatus de musical cinematográfico. 

En otras palabras, la “innovadora” apuesta dramática de Disney, en realidad es un remake de sus guiones de siempre. De ahí la importancia de reconsiderar también nuestro papel como espectadores. Pero por otro lado, es necesario reconocer los esfuerzos de todos aquellos que buscan romper con los paradigmas sociales en torno a las relaciones. 

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí