GUILLERMO DEL TORO

0

PRAVIA 07

Por: Omar Padilla.

En los años 60 inició una época en el cine y la televisión en que los personajes no solamente eran humanos de carne y hueso, sino creaturas enormes que amenazaban con destruir ciudades. Esta influencia venía de Japón donde surgió un nuevo tipo de ciencia ficción que no existía antes. Se le denominó kaiju.

Al mismo tiempo, pero en Guadalajara, nace Guillermo del Toro el 9 de octubre de 1964. Los robots y los monstruos gigantes fueron desde que era muy pequeño parte de su imaginación. Soñaba con estos personajes ficticios que llamaban su atención por las películas que se vio en su infancia: La guerra de las Gargantúas, Gamera, Godzilla contra Mothra, entre otras. Sus cuadernos estaban llenos de dibujos con estos titanes. Era de esperarse que con una infancia rodeada de increíbles películas y personajes fantasiosos, los sueños del pequeño Guillermo fueran tan grandes como él quisiera. Tan grandes como para hacer sus propias historias y plasmarlas en la pantalla grande.

Para combatir monstruos creamos monstruos

Podría parecer imposible que Hollywood llegara a rodar una película de monstruos que destruyeran otro lugar que no fuera Nueva York. Pero la astucia y la imaginación desbordante de Del Toro, responsable de joyas del cine fantástico como El laberinto del fauno, Hellboy y El Espinazo del Diablo sirvieron para convencer a Warner y a Legendary Pictures de que podían financiar una enorme superproducción del género kaiju y tener éxito. El resultado es la espectacular Pacific Rim, una cinta en la que la humanidad se ve aterrorizada por unos animales colosales que vienen de las propias entrañas de la Tierra.

La trama narra cómo se inicia el Programa “Jaeger” con la esperanza de acabar con la amenaza. Los Jaegers (cazadores en alemán) son descomunales robots tan altos como un edificio de 25 pisos y manejados de forma simultánea por dos pilotos, que han de conectar sus mentes para coordinar los movimientos del ingenio mecánico y ser capaces de detener los ataques a ciudades como Sidney, Tokio, San Francisco o Hong Kong. ¿Ven? No en Nueva York.

Para Del Toro los monstruos de la película son tan reales como un humano, son personajes verdaderos con historias y personalidad propia. Los dirige como si estuviera dirigiendo a un actor. Los estudia, quiere saber cómo funcionan, qué aspecto tienen por dentro y cómo se comportan.

Un proyecto que tardó tres años en materializarse y es sin duda la más ambiciosa producción del mexicano hasta ahora. Fue rodada con un presupuesto de 190 millones de dólares y cuenta con un reparto que para muchos es desconocido, pues el cineasta no quería incluir actores famosos “con equipaje” que pudieran distraer la esencia de los personajes, incluyendo a los robots y a las criaturas.

Definitivamente es una película que no te puedes perder si eres fan del anime japonés estilo Masinger Z o Evangelion –y si no lo eres, también-. Es una muestra del gran ingenio que posee GDT. Una historia que va más allá de un espectáculo extraordinario y un gran reto para el cineasta en el aspecto técnico.

Aquí algunos datos extra:

Todavía no terminamos de digerir esta épica aventura cuando ya queremos que salga la segunda parte. Y es de la propia voz de Guillermo que se advierte que de ser así, posiblemente incluiría un Jaeger (robot) mexicano, que en un principio formaba parte de la idea original pero se tuvo que remplazar por un robot australiano. Para los que no han visto la película, la historia cuenta con robots chinos, australianos, americanos y rusos.

Las voces de los monstruos las hace el mismo Del Toro, ya que recalca que nadie los conoce mejor que él mismo.

Del Toro tiene una especie de fetichismo por los insectos, la relojería, la maquinaria y los engranajes, los monstruos, los lugares oscuros y cosas sin nacer. ¿Se nota no?

Se espera que el director (también productor y guionista) realice una historia sobre Pinocho. Pero a diferencia del clásico de Walt Disney, ésta sería una versión obscura en donde Pinocho se burla de las tragedias de los demás (no apta para niños).

Empezó a filmar cuando estaba en la escuela en Panamá, formó su propia compañía y fue el productor ejecutivo de su primer film cuando tenía 21 años.

Creó su propia compañía en los años 80 con el nombre de Necropia. Ha dirigido una amplia variedad de películas, desde terror hasta adaptaciones de cómics y fantasía histórica. Produjo y dirigió programas para la televisión mexicana en ese periodo, incluyendo La Hora Marcada, transmitida por el canal de las estrellas.

Su primer gran éxito fue con Cronos (1993), que ganó nueve premios de la Academia Mexicana y también el premio de la semana de la crítica en Cannes.

Guillermo del Toro es también amigo de dos directores mexicanos aclamados por la crítica: Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. Los tres influyen a veces en las decisiones de los demás en cuestiones de dirección y Cuarón fue uno de los productores de El laberinto del fauno (2006), que obtuvo 6 nominaciones a los premios Oscar, incluyendo Mejor Película Extranjera.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí