Científicos afirman que cada latido de nuestro corazón afecta nuestra percepción del mundo

0
principal

Cada latido de nuestro corazón es más sensible dependiendo de la etapa en la que bombea sangre ¿quieres saber cómo? Aquí te lo contamos todo

Mientras lees esto tu corazón late, bombea sangre a través de tu cuerpo, transportando oxígeno vital y nutrientes para ayudarte a mantenerte con vida.

Apenas somos consciente de que esto sucede mas de 100, 000 veces todos los días.

Si bien nuestros latidos se escapan de nuestra atención la mayor parte del tiempo, eso no significa que tenga un efecto cero en nuestros poderes de atención.

Todo lo contrario, de hecho, como explican los investigadores del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (MPI CBS) en un nuevo estudio .

“Aunque la mayoría de los humanos no son conscientes de sus latidos cardíacos, se ha informado que varios efectos relacionados con los latidos cardíacos influyen en la percepción consciente”, escriben los autores en su artículo.

El año pasado, algunos miembros del mismo equipo exploraron cómo las fluctuaciones en la actividad cardíaca pueden modular nuestra capacidad de percibir conscientemente los estímulos externos .

En experimentos, descubrieron que los voluntarios tenían menos probabilidades de detectar pulsos eléctricos sutiles durante una fase del ciclo de los latidos del corazón, llamada sístole .

También te puede interesar: 5 beneficios de una clase de 40 minutos con una bicicleta de spinning

Durante la sístole, el músculo cardíaco se contrae, bombeando sangre hacia las arterias. Después de que esto sucede, ocurre la diástole; El corazón se relaja después de contraerse, y sus cámaras se llenan de sangre una vez más.

Lo que esto mostró desde un punto de vista científico fue que los humanos exhiben menos percepción somatosensorial, la sensación de las cosas en todo el cuerpo, durante la sístole que durante la diástole.

En otras palabras, parece que percibimos menos cosas en el momento en que el corazón se aprieta y bombea sangre a través del cuerpo.

Sin embargo, inmediatamente después, cuando el corazón se relaja antes del siguiente latido, podemos registrar sensaciones más claramente.

¿Por qué pasó esto? Podría decirse que es posible que los humanos adapten este rasgo para que nuestro pulso no nos moleste constantemente.

“Estas fluctuaciones cardíacas repetitivas son tratadas como eventos predecibles y atenuadas por el cerebro para minimizar la probabilidad de confundir estas señales autogeneradas como estímulos externos”, explican los investigadores en su nuevo artículo .

Dicho de otra manera: más de 100,000 veces al día, sentimos las cosas un poco menos, para evitar el acoso de nuestros propios latidos.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.