Científicos reconstruyen genoma completo de una mujer a partir de su chicle

0

En un estudio histórico, los científicos han reconstruido el genoma de un humano antiguo que vivió hace unos 5.700 años en lo que ahora conocemos como el sur de Dinamarca.

La ciencia ha logrado recrear el genoma humano de una mujer que vivió hace 5.700 años. Aunque no existen restos físicos conocidos de la mujer en cuestión. De hecho todo lo que se tiene es un trozo pequeño de brea de abedul, una antigua sustancia parecida al alquitrán destilada de la corteza de los árboles calentados.
Sorprendentemente, esta gota pegajosa fue suficiente no solo para decirnos que la mujer una vez caminó por la Tierra; sino también para insinuar numerosas pistas sobre su identidad.

Sobre la investigación

El abedul a veces era masticado por humanos antiguos, también fue utilizado como adhesivo en herramientas y armas de piedra.
Independiente de la razón, cuando los científicos descubren espécimenes bien conservados de esta antigua sustancia masticada por humanos hace mucho tiempo; a veces se pueden encontrar rastros de saliva contenidos en la encía, lo que nos permite reconstruir información genética .

“Es asombroso haber obtenido un genoma humano antiguo completo de otra cosa que no sea hueso”

Hannes Schroeder, principal investigados y genomicista.

Al secuenciar la muestra, los investigadores no solo descubrieron el antiguo ADN humano, sino también el ADN microbiano que refleja el microbioma oral de la persona que masticó el tono; junto con el ADN de plantas y animales que podría corresponder a una comida reciente consumida por el individuo.

“El ADN está tan excepcionalmente bien conservado que pudimos recuperar un genoma humano antiguo completo de la muestra … lo cual es particularmente significativo ya que, hasta ahora, no se han recuperado restos humanos del sitio”

Imagen reconstruida de la mujer

En términos de este particular chicle antiguo, se ha arrojado mucha luz. El ADN en la muestra, que según los investigadores es comparable en calidad a dientes y huesos del cráneo bien conservados; sugiere que el masticador era femenino, muy probablemente con piel oscura, cabello castaño oscuro y ojos azules.

“Esta combinación de rasgos físicos se ha observado previamente en otros cazadores-recolectores europeos; lo que sugiere que este fenotipo se generalizó en la Europa mesolítica y que la propagación adaptativa de la pigmentación de la piel clara en las poblaciones europeas solo ocurrió más tarde en la prehistoria.”

Los resultados también sugieren que su ascendencia provenía de la Europa continental en lugar de las poblaciones de cazadores-recolectores que vivían en el centro de Escandinavia, y que ella existió durante un período de transición, cuando un período conocido como la cultura Ertebølle del Mesolítico Tardío (7300–5900 aC) cedió a la cultura temprana del vaso embudo neolítico (5900–5300 a. C.).

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.