Hongo mutante se alimenta de radiación y la transforma en energía

0

El extraño hongo que habita en en la planta nuclear de chernóbil podría utilizarse para crear escudos contra la radiación y transformarla en energía.

El hongo de nombre Cryptococcus neoformans, es capaz de descomponer material radiactivo como el grafito caliente de los restos del reactor de la central nuclear. Este hongo no solo es inmune de la radiación, también la atrae y la transforma en energía.

Este organismo fue encontrado en 1991, pero sus fabulosas capacidades fueron estudiades en el 2007 por la profesora Ekaterina Dodochova de la University of Saskatchewan y publicados en la revista Nature.

Actualmente se encuentran siendo estudiados en la Estación Espacial Internacional por un equipo de científicos liderados por Kasthuri Venkateswaran. A bordo, la radiación es alta comparada con la superficie de la Tierra, y los investigadores lo usan para averiguar cómo se comporta en el espacio.

También te puede interesar: Ikea remplaza el poliestireno por empaques hechos con hongos

El secreto de sus capacidades

Este hongo tiene melanina el mismo pigmento que está presente en la piel humana, sobre todo en las personas de raza negra. Si se extrae está sustancia, que es característica del hongo podría utilizarse para bloquear la penetración de la radiación y convertirla en una fuente de energía renovable.
Está habilidad podría usarse en pacientes de radioterapia y permitiría que los ingenieros de las centrales nucleares y los pilotos de aviones operen sin temor a que consuman una cantidad masiva de radiación.

“Los hongos que crecen allí (en el reactor de Chernóbil) son hongos radiotróficos, ricos en melanina. La melanina absorbe la radiación y la convierte en otras formas de energía (incluyendo la eléctrica). Nuestra investigación se centra en el uso de la melanina junto con el agua para convertir la radiación electromagnética en energía eléctrica. Esta tecnología puede encontrar su lugar en la biotecnología, ya que no es tóxica y es biocompatible” así lo afirma el equipo de investigación.

El desarrollo de estos hongos en un ambiente inhóspito podría ser la clave para desarrollar mecanismos que protejan al ser humano de la radiación, por ejemplo a los astronautas de la radiación cósmica por lo que la NASA ha estado profundamente relacionada en estos estudios sobre los hongos de Chernobyl.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí