EL LADO OSCURO DEL DESPERTAR ESPIRITUAL

0

El despertar espiritual parece ser para muchos algo positivo y simple, pero ese no es el caso; el despertar espiritual es siempre algo intenso y para muchos inquietante.

Un despertar espiritual es algo que atravesamos en la vida para alcanzar un estado superior de conciencia. A través de este despertar, nos alineamos más con nuestro ser más verdadero. Este despertar, en su mayor parte, puede ocurrir y sucede esporádicamente, pero eso no lo hace menos doloroso.

Muchas personas están confundidas sobre el despertar espiritual; caminar en la naturaleza o estar bajo los efectos de una sustancia psicodélica, pueden generar una hermosa experiencia, pero esta experiencia es momentánea. La estructura de conciencia del individuo aún no ha cambiado.

Con el despertar espiritual, comenzamos a perder el interés en las cosas que solían interesarnos, ahora las vemos como algo sin sentido o superficial, y por eso nos resulta difícil mantener nuestras relaciones sociales, porque la mayoría de las personas solo parecen estar interesadas en esas cosas superficiales.

Por ello, si tratamos de hablar con alguien sobre la superficialidad de esta sociedad materialista o si tratamos de compartir nuestro interés por la espiritualidad, podrían pensar que somos extraños.

Con todo esto, podemos llegar a sentir una gran sensación de desconexión con aquellos que están a nuestro alrededor y sentir una profunda soledad.

Te puede interesar: Alcohol: las consecuencias espirituales de su consumo

A medida que se desarrolla el proceso del despertar espiritual, el ego comienza a sublimarse al Espíritu. En el lenguaje del taoísmo, el alma inferior se refina en el alma superior.

Esta muerte del ego no es fácil de manejar. Sumergirse en lo desconocido no es divertido y genera muchas emociones inquietantes. Claro, es posible que deseemos despertar espiritualmente, pero no es algo que todos puedan manejar. Los despertares reales son demasiado intensos para la mayoría de las personas, y vienen con muchas lágrimas, confusión, tensión, asombro y dolor.

Toda esta lucha no debe tomarse como una razón para evitar despertar. El despertar espiritual es algo increíble y puede ayudarte a crecer de una forma fascinante. Solo ten en cuenta que no es todo lo que está hecho, y si crees que lo estás haciendo mal porque parece que tu vida se está desmoronando, no lo estás haciendo. Todo tiene que desmoronarse antes de que se forme una nueva base.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí