Olvido: El peso de ser mujer

0
equality the time is now
(Original Caption) NEW YORK: WOMEN'S LIBERATION PARADE ON 5TH AVENUE, 8/26/71.

Algunas veces se me olvida que soy mujer.

Me pierdo en la rutina y en la nebulosa de mis pensamientos abstractos. Olvido que estoy oprimida por una sociedad y fluyo por la vida pensando que soy un simple ser que se mueve día con día, respirando por accidente.

Olvido que soy mujer hasta que alguien me recuerda que seré madre en unos años porque es mi naturaleza, o alguien me dice que no puedo salir sola a caminar porque es muy peligroso para mí.

Soy mujer, pero en el momento en el que mamá me dice que no puede salir hoy a divertirse porque tiene que atender la casa y me recuerda que en unos años yo también tendré que hacerlo, prefiero olvidar lo que soy.

women of the world unite

Paso por alto el género en el que estoy clasificada y limitada,  hasta que alguien me dice que debo dejar de estar tanto tiempo leyendo e invertir más de ese tiempo en buscar una pareja. Porque estoy envejeciendo y a nadie le gusta una chica sabelotodo.

Es ahí cuando mi mente entra en un estado de confusión parcial que no disfruto. Porque creo en que soy un torrente de emociones y sentimientos, sin pensar en la forma que tiene mi cuerpo. Me centro en que soy un cumulo de ideas andante. Átomos que me mueven al ritmo de la música que escucho y vibran cuando mi corazón da un vuelco al creer que una vez más se ha enamorado.

Y me cuestiono si es toda mi energía en movimiento, esa que no tiene un orden y se esparce con cada paso que doy, la culpable de que olvide que soy mujer. Esa energía que debe ser contenida.

También te puede interesar: ANAÏS NIN: LA PRIMER ESCRITORA EN DEFENDER LOS DERECHOS DE LA MUJER

#metoo

Porque al ser mujer me convencen que no puedo conformarme con nada y avanzo sin saber a dónde o que es lo que me mueve.

Sí, olvido que soy mujer y me siento tan igual a cualquier otro ser con el que coexisto, haciéndome creer que tengo los mismos derechos de elección sobre quien soy y lo que quiero hacer. Eso, hasta que quiero salir de casa pero recuerdo que tengo que pedir permiso, porque no soy del todo libre.

Es ahí, cuando recuerdo que debo limitar mi energía. Contenerme. Absorber en un suspiro mis deseos y obedecer.

En algunas otras ocasiones, lo único que quiero es olvidar que soy mujer. Porque, al encontrarme sola por la calle caminando cerca de alguna construcción llena de trabajadores, o aquella esquina en la que hay un grupo de chicos, comienzo a sentirme pequeña y frágil ante sus miradas y sus silbidos.  

Aquellas agresiones pasivas ya normalizadas a las que debería acostumbrarme, pero que siempre terminan por absorber mi energía. Cambiando mi seguridad de ser libre, por el miedo de lo que me pueda suceder. Sintiéndome intimidada.  

feminism

Siendo obligada a cambiar mi ropa la siguiente vez que se me ocurra salir sola por la calle. Olvidando mis sueños y aceptando el hecho de que en algún punto de mi vida tendré que dejarlo todo para criar a los hijos que debo tener.

Conteniendo mi energía para no ser tan intensa y evitar abrumar a la pareja que esté a mi lado, porque si se va, habrá sido mi culpa. Porque sacrificaré todo, con tal de que la vida de otros se plena.

Por eso prefiero olvidar que soy mujer, aunque sea por un momento. Convencer a los demás de que no tengo miedo a estar sola, leyendo y caminando con tranquilidad. Y disfrutar la intensidad que hay en mí. Sin tener que pedir perdón o permiso por ser mujer.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí