ANTI-TECH STYLE

0

PRAVIA 12 (julio – agosto 2014)

Por: Rodrigo Aguilar.

Vivimos en un tiempo de la historia en el que nunca había sido tan fácil acceder a información personal. La transparencia total y prácticamente obligatoria es ya una realidad. Ya lo advirtió Eric Schmidt, CEO de Google, en 2009, “Si hay algo que no quieres que nadie más sepa, quizás no deberías estar haciéndolo en primer lugar”.

El mundo de la tecnología siempre a ha estado obsesionado con los gadgets y más con los que podemos vestir, los famosos “wearables”, desde smartwaches, bandas sensoriales de movimiento, Google Glasses y otros dispositivos que hacen de nuestra vida un entorno más accesible o divertido.

Pero para tener estos excesivos y costosos objetos, no solo entregamos nuestro dinero, también, sacrificamos algunos de nuestros derechos más importantes, nuestra privacidad. Las empresas proveedoras de estos dispositivos muchas veces controlan y recopilan todo en  gigantescas bases de los datos y -sin verme paranoico- muchas  veces o casi siempre son usadas para efectos mercadólogos en nuestra contra.

No todo puede estar perdido, existe ahora una corriente o una tendencia de accesorios que da un giro inusual y su único propósito es inhabilitar o frustrar la tecnóloga invasiva: “The anti-tech wearables”. Los accesorios van desde lo práctico hasta lo teatral, y todos tienen una cosa en común, evitar a capa y espada las molestias intrusiones a nuestra privacidad usando técnicas creativas.

Focus Life Gear es una línea de ropa que te protege de la ola de información que recibimos a cada instante en nuestros teléfonos. Diseñada por Kunihiko Morinaga utiliza una tela especial que en ciertas partes de la prenda deja fuera de conexión al teléfono móvil, y te preguntarás ¿por qué queremos esto? Además de la privacidad también debemos evitar el “phoning”; prestar atención a los seres humanos y otros aspectos de la realidad física.

¿Por qué Anti-Tech está de moda?

Si bien esto es un ejemplo extremo, los accesorios que efectivamente bloquean la conectividad móvil son una de las manifestaciones más populares del anti-tecnología portátil – y, posiblemente, el más simbólico.

KillYourPhone y OFF Pocket son proyectos que bloquean cualquier tipo de señal a través de una malla blindada en forma de funda, le da a tu teléfono una protección anti-rastreable, anti-distractora y a prueba de hackeos. Está hecha con fibras de plata para bloquear las llamadas y los rastreos de vigilancia electrónica. Una idea que, como he escrito antes, es cada vez más relevante en la era Post-Snowden.

CV Dazzle y el anti-reconocimiento facial es uno de varios proyectos que lidera Adam Harvey. ¿Sabias que en la  ciudad de Chicago existen mas de 5600 cámaras de vigilancia que usan reconocimiento facial y en  tiempo real ubican a las personas con toda su información?. Harvey comenzó a experimentar diferentes tipos de peinado y maquillaje para frustrar la detección de rostros, donde al principio  muchos encontraron la idea un poco esotérica y rara, pero él asegura que esta tendencia puede dar pie a una nueva moda donde será cool maquillarse y peinarse así, incluso  da a pie a negocios de  “salones pop-up”  donde aplican este tipo de maquillaje.

Ahora que si a las personas no les gusta el maquillaje, existe una alternativa: URME Vigillance, una máscara protésica creada con  un escáner 3D de la cara del artista Leo Selvaggio, o mascarilla pixeleada para mantenerse en el anonimato en cualquier protesta pacífica.

Las empresas tienen que tomar un papel responsable en el tratamiento de datos que les facilitan sus clientes y sus clientes potenciales. Las personas tienen que tener el derecho a preservar su privacidad, a ejercer el control sobre los datos que han facilitado, y a decidir cómo, cuándo y desde dónde se administran. ¿Qué sucede cuando las compañías no pueden facilitar estos procesos y aclarar sus usos, duración de registro y procesamiento?Es aquí donde la tendencia de anti-tech wearables se vuelve interesante.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí