Los niños que crecen con mascotas serán más responsables y sensibles

0

Un estudio reciente afirma que los niños al crecer con una mascota, desarrollarán cualidades muy buenas para su futuro.

Las mascotas son una forma de terapia muy buena, sabemos que nos dan alegría y atención; pero también que hay responsabilidades que tener al momento de decidir adoptar una.

Un estudio indica que la conexión entre mascotas y niños puede ser muy beneficiosa porque desarrollan cualidades como la responsabilidad y la empatía.

Cualidades que se obtienen al tener una mascota

Empatía: los niños aprender a cuidar de otro ser vivo, ya sea con actividades mínimas como ponerle el tazón de comida o simplemente sacarle a pasear.

Autoestima: enseñarle un nuevo truco a la mascota o jugar con él, elevará el autoestima de los niños.

«Un investigador descubrió que los puntajes de autoestima de los niños aumentaron significativamente durante un período de nueve meses de mantener a las mascotas en el aula de la escuela. En particular, fueron los niños con puntajes de autoestima originalmente bajos quienes mostraron las mayores mejoras.»

También te puede interesar: Xoloitzcuintle, el perro guardián del inframundo

Desarrollo cognitivo: conivir con mascotas desarrolla la habilidad oral, ya que existen niños que les hablan a sus mascotas, desarrollando la parte oral.

Reducción de estrés: Las mascotas son una fuente de apoyo emocional, al abrazar a tu mascota automáticamente nos sentimos mejor, porque nos sentimos comprendidos y amados.

Entender el ciclo de la vida

Es mucho más sencillo explicar o vivir una muerte de una mascota que decirle al niño que sus padres o sus abuelos van a morir, los animales son parte de la familia y una perdida así duele; pero ayuda a comprender que nadie es eterno. El niño formará un vinculo con su mascota y al fallecer entenderá lo que es vivir un duelo, una perdida.

Los niños aprenden también a no abandonar a las mascotas ni mucho menos maltratarlas, fomentando que sean responsables a la hora de adoptar a un perro o cualquier otro animal.

Hay terapias específicas como son las utilizadas con los niños autistas, ellos tienendificultad para relacionarse con las personas e incluso con otros niños. Si estos niños tuviesen la oportunidad de convivir con un perrito se conseguiría superar el problema de la comunicación y la relación con otras personas.

Además de la responsabilidad y la sensibilidad, estudios han demostrado que el sistema inmunológico de los niños se fortalece y son menos propensos a enfermarse. Esto se traduce en que los niños son más felices y alegres, algo que favorece en su desarrollo.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí