NEW YORK CITY

0

PRAVIA

Por: Francisco Yañez.

Se dice que al menos una vez en tu vida debes vivir ahí. Y con razón. Hablar de Nueva York, es hablar de una de las más cosmopolitas y multiculturales ciudades del mundo. La Ciudad Que Nunca Duerme es uno de los destinos más visitados, cuna de artistas y grandes emprendedores. Considerada la capital financiera del mundo, ha adoptado y recibido a grandes personajes históricos. En palabras de John Lennon, “Si viviera en tiempos romanos, viviría en Roma, ¿dónde más? Hoy Estados Unidos es el Imperio Romano, y Nueva York es la mismísima Roma.

Visitar Nueva York, es enamorarse de sus calles. Sus emblemáticos taxis amarillos, el Empire State, la Estatua de la Libertad, el Brooklyn Bridge, el Met, el MoMA,  Broadway con su Times Square y el pulmón de la ciudad: Central Park. Pero una visita no sería suficiente para recorrer esta impresionante ciudad.  Si en tus planes está disfrutar de esta ciudad que anualmente recibe a más de 50 millones de visitantes y quieres ser parte de los más de 370,000 mexicanos que van cada año, aquí te damos unos tips.

NYC es una ciudad compuesta por cinco distritos: Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island, donde se escuchan más de 800 idiomas. Fue fundada como Nueva Amsterdam por ser un puerto de comercio con Holanda, hasta que el duque de York tomó el control y la llamó como la conocemos actualmente.

Puedes disfrutar de esta ciudad sin hablar una gota de inglés. Con más de 3 millones de hispanos, es un hecho que a donde vayas, seguramente alguien entenderá tu español. La lista de puntos que puedes visitar son tantos que no acabarías en una semana. Pero no te preocupes, estoy seguro que volverás a revivir los puntos turísticos y estos puntos que más disfrutan los neoyorkinos. También es un mito que es obligatorio ser rico para visitar. Algunos museos tienen días libres como el MoMA los viernes, o el Met que es de cooperación y puedes evitar el costo real y pagar un dólar.  El CityPass incluye los destinos turísticos por excelencia, pero sale más caro que aplicar estos trucos.

Puedes comenzar visitando su joya natural, Central Park. Diseñada por Calvert Vaux y Law Olmsted, es hogar de 843 hectáreas de áreas verdes. La mejor forma de recorrerlo es en bicicleta. Puedes rentar una por US$20, y podrás ver el Castillo de Belvedere, con una vista genial del parque y algunos rascacielos, la escultura de Alice in Wonderland, o el Bow Bridge, uno de los puentes más románticos y por lo mismo más fotografiados. Seguramente escucharás alguna guitarra tocar a la distancia. Sigue la música y llegarás al Strawberry Fields, lugar del mosaico Imagine, tributo a John Lennon. Un lugar con magia hippie, casi enfrente del Dakota Building, donde vivía el Beatle.

Pasear por el West Village no es sencillo. ¿Cómo es que se junta la calle 4 con la 10? Es porque casi no ha cambiado desde el Siglo XIX. Verás filas de gente intentando comprar un cupcake en Magnolia Bakery. Por ahí se encuentra el Jefferson Market Courthouse, una vez un centro de detención para mujeres donde estuvo Mae West y hoy convertido en librería.

El Brooklyn Bridge es emblemático. Es obligatorio recorrerlo a pie y terminar paseando por Brooklyn, lugar que actualmente se está convirtiendo más trendy. Caminar por Dumbo es encontrar una vista panorámica de la Gran Manzana. Puedes ir al Radegast Hall, un pub con una gran selección de cervezas de cualquier parte del mundo. Pecado sería recomendarte alguna y privarte de la suerte de explorar sabores por cuenta propia. La comida también es deliciosa, con tintes alemanes, encontrarás sabores que no has probado antes.

Si deseas visitar un lugar meramente turístico, te recomendamos el Empire State Building. El edificio con arquitectura art-deco rivaliza con otro edificio de gran belleza, el Chrysler Building, pero su vista desde el piso 86  te roba el aliento. Tendrás que hacer filas, aunque pueden ser menores a las 9am o a la hora del lunch.

El MoMA está cerca de la considerada segunda escultura más visitada en La Gran Manzana, LOVE. Hecha por Robert Indians, inicialmente hecha como una postal para el museo, terminó siendo lugar de miles de fotos de enamorados, que después de conocerla, brincan al Museo de Arte Moderno. Pero lo padre es conocer el PS1, que está pasando el East River, donde mantienen esculturas de los artistas más provocativos del mundo. En verano, el jardín siempre cambia, y podrás ser parte del Warm Up Session, una fiesta gratuita que no debes perderte.

Toma el metro hacia Times Square con sus espectaculares dando vida día y noche, es un punto iluminado que se dice puede ser visto desde el espacio. Camina hacia la Grand Central Terminal, para visitar el pasado y maravillarte por su mural en el techo. Se dice que Roosevelt tenía su propio pasadizo secreto hasta ahí, desde el Hotel Astoria. Puedes secretearle a tu novia en una de sus paredes localizadas justo enfrente del Oyster Bar, donde la acústica ayuda a mandar mensajes. Cuando dos personas se colocan en las columnas opuestas, el mensaje llega a través de los arcos. Van varias propuestas de matrimonia hechas así.

El metro también es icónico. En cualquier estación encontrarás a algún artista urbano haciendo música o bailes. Pero lo interesante es encontrar la estación justo debajo del City Hall que ha estado inactiva por más de 65 años. También hay otro secreto, el Underbelly Project, una galería clandestina de arte callejero, sin embargo, tienes que descubrirlo por ti mismo, paseando en metro pues las autoridades revelan que está en algún punto de la estación Williamsburg y sólo tuvo una exhibición abierta en 2010.

Desde el Top of the Rock, la vista del Rockefeller Center puedes ver majestuosos jardines en azoteas de otros edificios que no se abren al público en general. Es considerado de puro conocimiento de los neoyorkinos, pero la azotea del British Empire Building se hizo famosa por una escena de SpiderMan. Ver Central Park desde ahí no tiene precio.

No puedes irte sin conocer el High Line Park, ubicado en la W14 Street. Reconstruido por un grupo de activistas en un trabajo de más de 10 años, en el lugar donde había una vía del tren elevada, es hoy un parque familiar elevado, abierto de 7am a 10pm. Hay excelentes vistas del Hudson River. De ser posible date una vuelta por el Standard Hotel que tiene una vista impresionante en su bar, aunque no es tan económico.

Por último, te recomendamos recorrer Little Italy, teniendo cuidado de no pasarte y terminar en China Town. Son tan sólo cuatro cuadras cerca de SoHo, donde encontrarás deliciosos restaurantes que se ajustan a cualquier presupuesto.

Te faltaría pasear por el Washington Square con su famosos arco, ir por unos drinks al Lite Lounge en el East Village, o a Maco en TriBeCa; el Union Square y visitar la deliciosa Max Brenner, lugar enfocado en los mejores chocolates de la ciudad, ya sea bebidos en una taza o comidos en una pizza; la Estatua de la Libertad que recibía alegremente a cientos de emigrantes que hoy día ya no quieren; Wall Street y su toro que se dice da buena fortuna económica; recorrer toda la 5ª Avenida con sus lujosas tiendas y la Catedral de San Patricio con su majestuosa arquitectura gótica; el Yankee Stadium; el Radio City Music Hall; ver el Rey León o el Fantasma de la Opera en Broadway, en fin…

Cada temporada es buena para visitar La Gran Manzana. En invierno el frío es aterrador y en verano el calor es infernal. Sin embargo, con tantas atracciones es un destino obligado, ya sea en viaje de pareja, de amigos o en solitario. Así que toma tus zapatos más cómodos pues no pararás de caminar y a vivir esta gran ciudad!

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí