Infidelidad: ¿Y tú dónde dormiste anoche?

0
infidelidad destacada

La infidelidad en un tema común de conversación entre jóvenes y adultos, polémico en todos sus sentidos y del interés de la mayoría ¿quién no está en riesgo de ser víctima de un engaño? ¿o de ser quien engaña?

Dentro de la infidelidad existen tres elementos principales: la pareja oficial, la pareja infiel y el amante. Poco se ha mirado al papel del amante ¿qué clase de persona aceptaría ser “la otra” en la vida de alguien que ya ha elegido a alguien más como su pareja oficial? Sin este elemento, la pareja infiel tiene pocas oportunidades de cumplir su cometido, así como un delincuente no puede concretar un acto delictivo sin un arma, la amante se vuelve el arma que el infiel necesita para llegar al objetivo deseado.

¿Cuál es el perfil del amante?

Es una persona con una baja autoestima de la cual no suele ser consiente, pues se muestra como alguien encantadora, carismática y seductora. Hay amantes que no suelen ser conscientes de que la persona con la cual se están relacionando ya cuentan con alguien más ¿a qué se debe esto? Pues a nada más que una fuerte disonancia cognitiva, este mecanismo de defensa psicológico los lleva a ignorar de manera inconsciente hechos evidentes o delatores; como lo son la poca disponibilidad de la pareja, el afán por mantenerse ocultos o negarse a hacer pública la relación.

Te puede interesar: MI AMOR CARDENCHE

Las consecuencias para quien decide mantenerse en una relación de infidelidad son más complejas que solamente ser exhibida ante la sociedad como una “intrusa” en la relación de alguien más. Ser “la otra” daña fuertemente la autoestima, tanto que muchas veces con tal de no vivir el abandono de la pareja, son capaces de aislarse de amigos y familiares, bajar su rendimiento en el trabajo o escuela e incluso en casos más graves pueden presentar ansiedad, depresión, problemas alimenticios, etcétera.

Y bien… ¿cuál es el perfil del infiel?

El infiel es una persona egoísta que busca satisfacer sus necesidades a como de lugar, para esto se hace valer de mentiras, engaños, manipulación e incluso de violencia emocional y psicológica hasta llegar al abuso físico. Además, es una persona con baja tolerancia a la frustración, con un bajo nivel de empatía y dificultad para sentir culpa.

Su método esta basado en la dependencia, envuelve a la amante proyectándose como víctima; entre las excusas más comunes se encuentran la falta de comunicación con la pareja oficial, exceso de problemas que no logran resolver, necesidad de “tomarse un respiro”, culpabilizar a la pareja de ya no ser la misma, entre otras. Lo cierto es que el infiel es una persona inmadura incapaz de resolver los problemas por sí mismo ni de comunicarse para pedir ayuda, por lo tanto, se hace valer de un tercero en quien pueda descargarse, pero sin ofrecer nada a cambio.

¿Qué hacer cuando estamos en una relación de este tipo?

Lo cierto es que nadie puede obligarte a dejarla, de todas nuestras relaciones aprendemos algo, o al menos eso es lo que se espera. Es importante identificar que nos lleva a estar enganchados en esta relación de infidelidad, sobre todo si no es la primera vez que nos vemos inmersos en este tipo de relaciones, hay que elaborar para no repetir.  

Pregúntate ¿es realmente esto lo que merezco? En pocos casos existe la probabilidad de que estas relaciones triunfen, por lo general traen muchos problemas y sufrimiento para quienes se ven envueltos, el paso más difícil es salir de esa relación y pedir ayuda, una vez que se logra, con la ayuda de la psicoterapia y de una red de apoyo será más sencillo salir adelante.

Reencuéntrate, amate, arriésgate; que esta relación no lo será todo en la vida, ni es lo único que te mereces.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí